domingo, 3 de enero de 2016

Reseña de "Ciudades de papel" de John Green


Ficha Técnica:

Título: Ciudades de papel.
Autor: John Green.
Subgénero: Juvenil.
Editorial: Nube de tinta.
Año: 2008.
Pág: 305.
Saga:---


Sinopsis

En su último año de instituto, Quentin no ha aprobado ni en popularidad ni en asuntos del corazón. Pero todo cambia cuando su vecina, la legendaria, inalcanzable y enigmática Margo Spiegelman, se presenta en mitad de la noche para proponerle que le acompañe en un plan de venganza inaudito. Después de una intensa noche que reaviva el vínculo de una infancia compartida y parece sellar un nuevo destino para ambos, Margo desaparece dejando tras de sí un extraño cerco de pistas que solamente Quentin posee la clave para descifrar.
Con un estilo único que combina humor y sensibilidad, John Green, el autor de Bajo la misma estrella, teje una emotiva historia a la que da vida un inolvidable elenco de personajes.

Ganadora del prestigioso premio Edgar, Ciudades de papel aborda los temas de la amistad, el amor y la identidad para plantearnos una pregunta: ¿vemos en los demás, y en nosotros mismos, solamente aquello que queremos ver?


Mi opinión

De por sí amé el primer párrafo del prólogo de esta novela! Lo que me lleva a hacer algo poco usual en mí… citar un fragmento del libro… ESE fragmento. Y no se preocupen, porque no cuenta como spoiler, ya que técnicamente al ser el primer párrafo del libro, no estaría adelantándoles nada que no puedan leer en la sinopsis.
“Supongo que a cada quien le corresponde su milagro. Por ejemplo, probablemente nunca me caerá encima un rayo, ni ganaré un Premio Nobel, ni llegaré a ser el dictador de un pequeño país de las islas del Pacífico, ni contraeré cáncer terminal de oído, ni entraré en combustión espontánea. Pero considerando todas las improbabilidades juntas, seguramente a cada uno de nosotros le sucederá una de ellas. Yo podría haber visto llover ranas. Podría haber pisado Marte. Podría haberme devorado una ballena. Podría haberme casado con la reina de Inglaterra o haber sobrevivido durante meses en medio del mar. Pero mi milagro fue diferente. Mi milagro fue el siguiente: de entre todas las casas de todas las urbanizaciones de toda Florida, terminé viviendo en la puerta de al lado de Margo Roth Spiegelman”

Las primeras hojas me parecieron de un cuento de terror (y no me refiero al párrafo que copié), y quizás se deba a mi falta de experiencia leyendo ese tipo de novelas. Pero luego, cuando la historia comenzó a tomar forma en el primer capítulo, me di cuenta de que estaba ante algo sensacional.
John Green escribe de un modo tan particular que me dejó fascinada desde el comienzo de la historia, y ya no pude parar de leer.
Ciudades de papel hizo que me dieran ganas de hacer locuras, de salir de la rutina en la que estamos inmersos. Me hizo ver las cosas desde otra perspectiva. Y si un escritor es capaz de hacerte sentir eso, de convencerte de lo que relata, es que realmente hizo un buen trabajo.
Debo confesar que desconfiaba de John Green, es decir, no precisamente de él, sino que no esperaba nada asombroso de sus libros. Pues bien, ésta es la primer novela que leo de Green, y ni siquiera llevaba leída la mitad del libro cuando decidí que no sería el último en caer en mis manos.
En cuanto a los personajes, es fácil identificarse con Quentin, creo que todos tenemos un poco de él, aunque en el fondo deseamos más ser como Margo.
No me desagradó ningún personaje, de hecho creo que todos están excelentemente excelente definidos (si es que me explico).
Amé el lado psicológico y filosófico utilizado en la novela. Me hizo pensar en mi propia realidad, en si realmente vivimos en una Ciudad de Papel, y acabé descubriendo que Margo es mucho más sabia de lo que esperaba.
Quentin me parece un dulce. No es el típico jugador de futbol americano, ni el chico malo, del que se enamora la protagonista. Diría que Quentin es más bien del tipo real; ese chico que nos cruzamos a diario, pero que la mayoría de las veces somos tan bobas como para no ver.
En lo personal, creo que todos los libros nos cambian, no por completo, pero ya saben, una pequeña parte de nosotros. Nos aportan conocimientos o simplemente nos hacen vivir cosas nuevas. Bien, este libro modificó algo en mí, aunque no sabría decir bien exactamente qué. Solo alguien que lo haya leído puede entender a lo que me refiero.
En cuanto al final… No sé… ¿Se supone que debería haberlo esperado? Pues no lo hice, creí que ocurriría otra cosa, algo más mágico quizá. No, mágico no es la palabra que estoy buscando. Sí, esperaba que ocurriera lo que estaba convencida de que iba a pasar. ¿Me decepcionó? Para nada! El libro es todo excelencia.
Ciudades de Papel, fue una de esas novelas que leí en tiempo record, no por obligación, jamás leo por obligación.

Realmente creo que deberían leerlo, lo recomiendo por completo. 

¿De qué trata?

Ciudades de Papel está relatado en primera persona por Quentin, el protagonista de la historia.
Aquí nos encontramos con Margo, la chica más popular de la escuela, y Quentin todo lo opuesto, quienes vuelven a unirse tras haber pasado tres años sin hablar, para vivir una noche de aventuras.
El misterio se desenlaza cuando Margo desaparece dejándole migajas a Q, lo que hace que este se lance en una búsqueda sin fin por hallarla.





















Puntuación: 5/5
Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario