miércoles, 20 de enero de 2016

"Yo, él y Raquel": Nueva reseña!



Ficha Técnica:

Título: Yo, él y Raquel.
Autor: Jesse Andrews.
Subgénero: Juvenil.
Editorial: Nube de tinta.
Año: 2015.
Pág: 320.
Saga:----

Sinopsis


Según Greg Gaines, el secreto para salir airoso del instituto es no ser amigo de nadie pero llevarse bien con todos. Su lema es «sin amigos no hay enemigos». Solo tiene a Earl, con quien se dedica a grabar versiones terribles de sus películas favoritas.


Hasta que vuelve a ver a Rachel.

Rachel tiene leucemia, y a la madre de Greg se le ocurre la brillante idea de obligar a su hijo a que sea su amigo. Greg tiene claro que esto no va a ser una de esas típicas historias de amor entre una chica en estado terminal y un chico que de repente se enamora de ella. Pero, de todos modos, hay algo especial entre Greg, Rachel y Earl...

Cuando Rachel decida dejar su tratamiento, Earl y Greg le harán un homenaje: grabarán para ella La Peor Película de la Historia. Y Greg tendrá que dejar la seguridad de su anonimato para darle a Rachel justo el final que su historia necesita.


Mi opinión

El arte de escribir es algo curioso. Hay tantos escritores! Con una variedad para relatar que me deja sorprendida. Las historias son tan diversas que cuando creo que un libro es más de lo mismo, hay grandes posibilidades de que me esté equivocando.

“Yo, él y Raquel” es un libro fuera de serie, no por la historia que cuenta sino por su redacción. A ver, pongámonos en claro, las conversaciones entre los personajes me resultaron algo forzadas, como si el autor quisiera hacernos creer que son de tal forma, pero no lo lograra. Sin embargo, luego, completamente ajeno a lo anterior, Jesse Andrews- autor del libro- me hace reír a carcajadas con las anécdotas de Greg. Créanme, no exagero: a carcajadas.

Entonces por un lado las conversaciones me resultaban sosas, pero Greg es completamente creíble. Como si Andrews supiese a donde quería ir, pero no como llegar.

Rara vez hago mis reseñas al terminar un libro, en general a medida que voy leyendo garabateo cosas que me ayudan a hacer la reseña final. Simplemente uno todas mis anotaciones y ya. Es así que en un principio creí que este libro se merecía una calificación de 3/5, pero lo cierto es que un libro que me hizo reír tanto (el primero en sacarme carcajadas. Ya saben, una sonrisa muchos, pero risa verdadera es la primera vez) se merece más que eso.

Particularmente me siento identificada con Greg. ¿Por qué? Bueno, pues digamos que soy el tipo de chica que usó toda su vida (hasta ahora) la estrategia de no ser muy amiga de nadie, pero llevarse bien con todos. Siempre consideré que es mejor pasar “casi” desapercibida; y siempre me fue bien así. Nadie podía exigirme nada porque nunca me había comprometido demasiado en una relación y si alguien por esas casualidades de la vida decidía enfadarse conmigo- hay amigos que incluso no siendo cercanos, se creen mejores amigos de uno. Simplemente inexplicable-, entonces no me importaba en absoluto. Jamás me hice demasiado problema por nada, y nos les quedaba otra que superar sus enojos solos. Así que en eso consistió mi vida en el secundario. Sin darme cuenta- y por alguna razón que desconozco- acabé teniendo amigos en los cuatro y únicos quinto años que habían en mi escuela. Pero jamás los busqué, ellos simplemente insistían en ser mis amigos. Así de raro, sigo sin entender. Entonces, tal vez me parezco algo a Greg, al menos en su filosofía. Además también está el hecho de que me la pasaba haciendo reír a la gente, ahora que lo pienso quizá por eso querían ser mis amigos. Hablaba mucho, hoy incluso hablo demasiado… ok, seguro ya lo notaron en esta reseña. Pero cuando hablo solo lo hago con la intención de hacer reír. Y nunca hablo de mí, solo escucho y escucho y escucho a los demás; soy una especie de fuente inagotable de comprensión en donde las personas pueden desahogarse. No sé qué se imaginarán con eso… el punto es que leer este libro me hizo pensar en mí y eso es extraño, quiero decir ¿quién no piensa en sí mismo?, la cosa es que no pensé en mí del modo habitual. “Yo, él y Raquel” me hizo verme desde afuera (si es que es eso posible). Lamento lo absurdo de este párrafo, probablemente solo debería haberme quedado en que me siento identificada con Greg y ya, pero ya ven por simple capricho lo dejaré así de extenso.
En cuanto al resto de los personajes, Earl es mi favorito. Lo que más me gusta es que Grey y él son capaces de decirse lo que piensan sin que su relación de amistad se termine allí. Raquel, por otra parte… no lo sé… me dejó mucho en que pensar. Tan solo imaginen por un momento cómo sería, quiero decir el estar muriendo y saber que no se puede hacer nada para evitar que pase. Ser consciente de que te queda toda una vida por delante que nunca vivirás. Mierda, mierda, mierda. La vida no es justa con todos. En realidad no es la vida el problema, a saber uno qué será, solo pasa y ya.
Tener a un ser querido enfermo de cáncer es la peor mierda de todas, eso lo sé de primera mano. Ni siquiera quiero hablar de eso, así que dejémoslo ahí. Solo quiero agregar que a pesar de que Greg se trata a sí mismo constantemente como una persona fría y demás, no lo es en absoluto (sí, ya sé que es solo ficción).
Ojalá hiciéramos más por los demás y menos por nosotros mismos. Pff, este libro me hizo pensar en demasiadas cosas.
En resumidas cuentas y haciendo un lado todas las metáforas, “Yo, él y Raquel” es un libro sensacional relatado en primera persona por Greg Gaines, cuyo punto de vista de las cosas se muestra permanentemente irónico lo que le aporta humor a la novela. Lo que es genial, ya que estamos acostumbrados a que este tipo de historia sea dramática.
No se me ocurre qué más decirles acerca de este libro, ya que la sinopsis resume a la perfección la trama, lo que atrapa verdaderamente es la poco frecuente forma de escribir que tiene Jesse Andrews. Al menos a mí me ha encantado y lo recomiendo, espero que a ustedes también les guste.



Puntuación: 4/5


Les dejo el trailer de la película:


Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario